Imprimir

BLOG

Mostrar contenido actual como canal RSS

BLOG


Publicado el por

EL HORROR DE LAS MANCHAS EN LA PIEL TRAS EL VERANO.

1234

 

EL HORROR DE LAS MANCHAS  EN LA PIEL TRAS EL VERANO.

(Como hacer tu propio serum anti-manchas)

Llega el final del verano, hemos disfrutado de la playa, la piscina el sol, el aire fresquito pero de pronto… OH!! MANCHAS EN LA PIEL.

Vamos a daros una receta para que os fabriquéis vuestro propio Serum anti-manchas, y además reafirmante. Eso sí, solo puedes usarlo por las noches.

Para ello necesitas los siguientes ingredientes.

*ACEITE DE RICINO

*ACEITE DE ROSA MOSQUETA

* TOCOFEROL (Vitamina e)

 

Si es posible, mejor que estos aceites sean biológicos y estén certificadas como tal.

 

  • Vas a mezclar en un frasco de cristal opaco de unos 30 ml, a partes iguales los dos aceites, a continuación le vas a añadir 3 gotitas de tocoferol (Vitamina E).

Ahora ya tienes listo su Serum anti manchas. Aplícatelo una vez al día por la noche sobre la mancha a tratar y observaras que poco a poco se va aclarando hasta casi desaparecer.

  • Si quieres usarlo como un Serum reparador y reafirmante, puedes aplicártelo también en todo el rostro y escote. Debes usar poca cantidad.
Leer mensaje completo
Publicado el por

VEAMOS LAS DIFERENCIAS ENTRE COSMETICA NATURAL Y LA COSMÉTICA ECOLOGICA

 

234

 

Hoy me gustaría hablaros, de esos cosméticos llamados «naturales»  que están entrando ferozmente  en el mercado cosmético. Se puede observar, que va en aumento el número de consumidores que cada se sienten atraídos por este tipo de productos. Todos buscamos beneficiarnos de la alta calidad y riqueza que nos ofrecen las formulaciones sobre estos activos.

A día de hoy, vivimos en una sociedad perfectamente mentalizada, con el cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible, por eso en cuestión de cosmética, todos estos productos naturales son la mejor  opción para cuidar nuestro cuerpo y además respetar el entorno.

Si comparamos aun las altas ventas de la cosmética convencional podemos observar que la cosmética natural aun representa  un segmento minoritario de consumo respecto a la anterior.

Esto sucede aun por el bajo nivel informativo que existe respecto a este tema.

Junto con esta desinformación al consumidor, podemos añadir también la astucia de algunas empresas a vender sus productos como naturales, alentando al consumidor con agradables y exquisitos aromas de origen sintético, o una incansable promoción mediática haciendo referencia a fórmulas magistrales que muchas veces ni siquiera existen.

 

Por otra parte, hay que aclararle al consumidor, muchas cosas respecto a este tema, y sobretodo enseñarle los diferentes conceptos entre cosmética convencional, cosmética natural y cosmética ecológica.

 

Estos son algunos de los conceptos que debemos tener presentes,  antes de entrar en el tema de la certificación y es conveniente, que se tengan claros algunos aspectos sobre la cosmética natural o ecológica.

 

• Agricultura ecológica, orgánica o biológica. Su cometido es la utilización óptima de los recursos naturales. No se emplean productos químicos de síntesis u organismos genéticamente modificados (OGM) ni para abono ni para combatir las plagas, logrando de esta forma productos orgánicos mientras se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente.

 

• Biodegradable. Es la característica de algunas sustancias químicas de poder ser utilizadas como sustrato por microorganismos, que las emplean para producir energía.

 

• Desarrollo sostenible. Este es un modelo de desarrollo, que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades.

 

• Ingrediente natural. Es el vegetal, animal, mineral o componente marino que es un extracto directo no transformado obtenido de la producción agrícola o mediante un procedimiento físico.

 

• Producto de origen natural. Es el que procede de la naturaleza y ha sido transformado mediante procedimientos respetuosos con el medio ambiente.

 

Para asegurarnos de que la cosmética adquirida, es realmente ecología y que no nos están engañando, conviene asesorarse con especialistas en la materia los cuales encontraras en tiendas especializadas y que únicamente desarrollan su labor, en el marco de la cosmética certificada.

 

Teniendo claro estos aspectos sobre lo que conlleva la cosmética ecológica, biológica, u orgánica me gustaría hablar también de la cosmética natural simplemente.

 

La cosmética llamada natural, es una cosmética que en efecto, puede estar fabricada con ingredientes de origen natural, pero ¿qué problemas nos podemos encontrar en este caso? Pues que el simple hecho, de ser un producto elaborado con ingredientes de origen natural, no le exime de contener sustancias químicas como, conservantes o aromatizantes, sustancias que son altamente toxicas para nuestro organismo como restos de pesticidas, insecticidas, abonos químicos, etc. Es una cosmética, que no está sometida a ninguna regulación, que le impida utilizar determinados ingredientes químicos. Por eso en esta cosmética, a pesar de que en su embalaje ponga natural o nos vendan como tal, debemos saber que no es una cosmética saludable ya que puede estar intoxicada. Por este motivo carece de certificación alguna. Pero cuidado, es muy fácil encontrar en su envase la palabra BIO. Esta cosmética es más propia de herbolarios, supermercados que se hacen llamar bio y luego te venden estos productos y que además carecen de personal formado y especializado. También la encontraremos muy extendida en mercadillos y ferias medievales vendidas a manos de picaros artesanos, que intentaran vendérnoslo como producto ecológico.

Digamos que practican constantemente el Greenwashing, esta palabra viene a significar el eco blanqueamiento, lavado verde o lavado de imagen verde, es una forma de pseudo ecologismo, una propaganda en la que se realiza márquetin verde de manera engañosa para promover la percepción de que los productos, objetivos o políticas de una organización son respetuosos con el medio ambiente con el fin de aumentar sus beneficios. Pero la realidad es muy diferente.

 

Y por último, nos queda hablar sobre la cosmética convencional. Esta es la más conocida y la más vendida desafortunadamente, ya que las empresas que se esconden detrás de ella son grandes firmas de renombre que durante años han estado a la cabeza siendo punteras en popularidad y ventas.

 

Estos cosméticos los podemos encontrar fácilmente en las farmacias, autoservicios, droguerías, perfumerías, grandes superficies comerciales, y vienen arropados por potentes campañas comerciales.

No es un secreto que detrás de tanto derroche publicitario y tan amplios canales de distribución, se encuentran grandes compañías internacionales con un gran ánimo de lucro y expansión. Su fuerte presencia y capacidad económica las dota de un enorme poder e influencia.

 

Otra característica es que para conseguir esa alta rentabilidad son producidos a gran escala mediante procesos industriales utilizando nuevas moléculas sintéticas inexistentes en la naturaleza u otras que intentan imitar a una natural también mediante síntesis química, lo cual reduce y facilita notablemente los costes.

 

Es una cosmética totalmente intoxicada con un numero altísimo de sustancias altamente toxicas y muchas de ellas además actúan en nuestro como disruptores endocrinos.

Vamos ahora a describir y analizar algunos de los más importantes o peligrosos componentes.

El más abundante componente de un cosmético es su vehículo o excipiente, representa la base del cosmético a la que se añadirán los principios activos y resto de componentes.

Para empezar, como base o excipiente, este tipo de cosmética suele acudir a los aceites minerales que se obtienen de los residuos de la destilación del petróleo como parafinas y vaselinas o las derivadas del silicio como las siliconas. Estos productos son ampliamente utilizados por la industria porque son muy baratos y abundantes.

Una de las principales características de esta es que son hidrófobas, o sea, que no son hidrosolubles y desde este punto de vista y dado que nuestro organismo está compuesto en su mayoría por agua, podemos decir que este tipo de compuesto es «bio-incompatible» con nuestro organismo, no forma parte de el ni lo necesita como tal, comportándose dentro del organismo como un «cuerpo extraño» que se ve incapaz de transformar ni eliminar, acumulándose en órganos como hígado, riñones y sistema linfático entre otros.

Aunque su penetración a través de la piel es escasa, sumada con la que termina ingiriéndose con la aplicación diaria de barras protectoras labiales o pintalabios, es fácil que se acumulen en el organismo cantidades por encima de los límites establecidos por la OMS.

 

Sobre la piel actúan por oclusión, taponando los poros e impidiendo la transpiración y evitando así la pérdida de agua, y es en esta propiedad en la que se basan para asegurar que «hidrata nuestra piel». Es como si cubriéramos nuestra piel con una película de plástico que evita esa función fisiológica, y produce un efecto parecido a cuando tenemos mucho tiempo la piel sumergida en agua (recuerda cuando se te arrugan las yemas de los dedos).

 

Algunos de sus ingredientes más perjudiciales son. Los Parabenes (conservantes) Los Ftalatos (disolventes, fijadores) Nitroalmizcles y policiclínicos (fijadores) Los PEG o polietilenglicoles 
(emulgente, detergente) Formaldeidos y derivados 
(conservantes), entre otros.

 

Y por supuesto debemos de mirar bien las etiquetas de los aceites para niños, la gran mayoría ¡son solo todo PETROLEO!

 

Leer mensaje completo